3 abr. 2017

capitulo 16

Me siento cansada desde que me soltaron de la cama lo primero que hice fue salir corriendo con mis piernas tambaleando hacia un rincón a llorar me cerraron las puertas en mi cara , tenia miedo me sentía sola, mire la habitación eran 4 paredes, 1 puerta y una pequeña rendija para la ventilación  que lo único que hacia  era ser de utilitaria,  por que aun  la habitación olía fuertemente a moho y a sangre seca, fui a las paredes las observe habían manchas de sangre, me dio miedo iba a morir, moriría  en una habitación de 3x4   metros aproximadamente creo pero la verdad no se  tenia unas ganas de morirme solamente un catre con una sabana gris, un bombillo  fluorescente de los ahorradores, ha le preocupa el ambiente al infeliz, me envolví con mis brazos llorando sin parar, la puerta se abrió mire la silueta de un hombre, se acerco a mi.
¿Soy libre? pregunte ilusionada el hombre sonrió siniestramente, sentí un escalofrío en mi espina.
-Ingenua, dijo el golpeando haciéndome pegar contra la pared, nunca fui una persona tan sensible como lo era en este momento, porque me sentía así, tenia miedo quería llorar el hombre que me golpeo era bajo, casi de mi altura y tenia el cabello negro usaba lentes y una bata de laboratorio blanca, - soy tu nuevo padre así que mas te vale que me respetes dijo èl quitándose la correa del pantalón y golpeándome, aguante el chillido llorando, mirándolo con odio y desprecio.
Tu vida esta en mis manos y,¿ tienes el descaro de mirarme de esa forma? Volvió a golpearme mas fuerte..
–¿Què te hice yo? ¿Porque me lo dices? Dije enojada
 me golpeo repetidas veces – eres hermosa, intentare no dañar mucho tu rostro eres bella, dijo el acosándome
¿Quien eres tu? grite con lo poco que me quedaba de voz  enojada
- Dime Dipp, te cuidare, dijo golpeándome repetidas veces, - veo que cabreaste bastante al jefe, ¿no? Vaya vaya, desde hoy seré tu papi, dijo el riendo malvadamente yo lo miraba asustada este tipo estaba  loco, se acerco mas a mi y me levanto y me tiro al catre, -¿estas cómoda princesa? A ver cuanto duras dijo el riendo, vi que se desabrocho el pantalón..
¿Que haces? pregunte asustada levantandome rápidamente, el me tomo del pie y me volvió a golpear
-Te dije que no me hagas golpearte en la cara, hablaba como un lunático.  me dolían las piernas y la espalda de los golpes, me arranco la bata de laboratorio que tenia, quedando expuesta ante èl
- Diablos, eres hermosa, si nos hubiéramos conocido de otra forma, capaz y te cortejara, saldríamos fueras mi novia, pero… lastima yo soy tu dueño dijo el riéndose, mientras me golpeaba con el cinturón. – ¿te duele? pregunto con ternura, -esto te dolerá mas, el hombre enseguida me penetro, estaba llorando de horror, sentía que me iba a morir
- Vaya, la niña no es señorita… eres una pequeña zorita dijo agarrándome del cabello casi arrancándolo de mi cuero no pude evitar gritar de dolor
 –¡¡¡¡AUXILIOO AUXILIOO!!! gritaba asustada el hombre mas se enfureció – idiota en este lugar nadie te escuchara dijo el golpeándome mas duro empezó a violarme hasta que se canso, al menos se canso rápido al menos, después de eso saco una caja de cigarrillos y comenzó a fumarlos,  se veía diferente su cara alargada y barba mal afeitada me recordaban a uno de los novios de mi tía, capaz y lo eran…
¿Saliste alguna vez con una mujer llamada Terra? Pregunte curiosa el me miro  y me ofreció su cigarrillo yo negué con la cabeza
- Lo necesitaras.. Terra, según tu expediente,¿ era tu tía no? La verdad no, ella es mayor que yo a mi me gustan mas jóvenes, dijo el lo mire fijamente – mas tarde regreso dijo el levantandose y yéndose. Me acosté en la cama en posición fetal y mire a un rincón.. una cámara, el desgraciado observaba todo y ni siquiera decía nada, mire mis piernas llenas de hematomas, mi cuerpo estaba morado tome algo de sangre que salia de mi piernas
Día 1.. dije marcándolo en la pared…
Después el regreso trajo un pote de pastillas consigo, me limpio la cara y el cuerpo con agua que salia de un pequeño grifo de una especie de baño se portaba tan amable que me daba miedo, me dio comida y me trajo ropa, todo era lo mas raro que había visto, hasta que volvió su ser.
- ¡Desnudate!. ordeno él mientras volvía a comportarse como antes, no tenia fuerzas
¡¡¡TE DIJE QUE TE DESNUDARAS ESTÚPIDA PERRA!!, te mereces todo lo que en este lugar te pase, eres una perra sucia, decía él golpeándome mas fuerte, agarro las pastillas y se tomo 3.. diablos eran pastillas sexuales

- Lo bueno que en el laboratorio te esterilizaron, así que no tendrás mas nunca hijos, y no correremos el riesgo de salir con un embarazo no deseado, deberías decir gracias y agradecer que te cuidan dijo él riéndose  mientras me violaba yo miraba la pared llorando horrorizada, eso cada vez lo volvía mas furioso al terminar luego de unas horas me dejo sucia y en el mismo rincón no tenia fuerzas para vestirme o para seguir llorando