27 ago. 2015

ella en sus galas.

Lo mejor de usar terciopelo es que es una tela calida, jamás en mi pobre vida había usado algo tan lujoso, el me ayudo a colarme el vestido y a colocar mis armas en ella, tenia entre las piernas unas  navajas, eran mis pequeñas agujas las favoritas que estaban en mi cabello recogiéndolo a la mitad en forma de tocado, con una pistola pequeña incluso entre mis piernas, con las mangas largas y la espalda descubierta, había descubierto que la fascinación de el era verme vestida de rojo, y torpemente con unos tacones del mismo color que hacían darme inseguridad al caminar el vestia un traje con varias armas ocultas en sus bolsillos, eramos la pareja, la pareja que pondría fin a ese castigo.
-       Todos denle la bienvenida! Dijo mi madre señalándonos, todos aplaudían, todos tenían mascaras, me entrego el valet una mascara de canutillos y  plumas, y a Ronan uno del fantasma de la opera, socializamos bastante al bajar de las escaleras, todos querían saber quien era el diseñador del vestido, quien era el candidato para la gobernación, quien la ganaría, si era azul o era negro el piso, preguntas que a veces me atormentaban solo la música de jazz armonizaba la fiesta las risas me hacían sentir incomoda fatigada, cansada
 -       Que haces aca? Pregunto Zaid mirándome a un extremo del balcón
 -       No lo soporto- siento que me asfixio allí dentro, Ronan se ve tan natural dije recostándome de la barandilla-
 -       Esa es su diferencia, tu eres asi y el… el creció asi, desde siempre fue un joven socielity y tu si quieres vivir la vida o te acostumbras a su triple vida o te vas por donde regresastes.. jugeteaba con sus manos y termino la frase antes de que abriera la boca-  tu agujero negro…

-       Agujero negro? Dije sorprendida

-       Si, ese es un rompimiento del espacio tiempo donde crea una brecha, nadie sabe pero según un escritor de hace un largo tiempo atrás publico un ensayo de una maquina a la que el llamaba Esjismo que conducia a lo extraordinario, ese hombre regreso de ese lugar con riqueza, con oro rosado… dijo el haciendo una pausa… - carmesí el color de su oro era carmesí, algo que nadie pensó que era cierto- poco a poco su cuerpo fue desapareciendo y quedando en la locura, pocos saben de el solo lo vieron una vez luego de 100 años y solo era su tronco y parte de su mano derecha, hablaba disparates de ser gobernante de un mundo mágico donde ese mundo lo llevo a su desaparecimiento.

-       El gobernante… el… oro carmesí, ahora todo me tiene sentido… dije cayendo al piso, la codicia todas esas guerras fueron por el… gracias a el vivimos asi… dije entre lagrimas, y es su cerebro lo que funciona… su cerebro atado a una maquina , si logro destruirlo será destruido su el fin de su gobierno… dije entre risas nerviosas mientras las lagrimas corrian por mi mejilla el se agacho hasta quedar mirando  a sus ojos,

-       Linda, te puede pasar eso… desaparecer es un agujero y nadie sabe que eso sea asi puedes que jamás puedas volver y dejarlo solo o alterar tu mundo, el altero ese mundo igual que este… el era una pieza de aca que causo ese desastre en tu mundo por eso lo pago con su cuerpo…

-       Era su codicia- me ves codiciosa? Yo no quiero oro, sangre ni nada de eso, yo solo quiero vengar esas muertes que se llevo ese hombre y no lo ves? Mirame ya yo no tengo nada que valga, yo soy un simple fantasma en un mundo diferente al mio y si cambio todo esto hare que esta muerte valga la pena… dije llorando mientras lo abrazaba, algo extraño en mi, me sentía débil frente alguien èl seguía extrañado debido a esa situación, sentí unos pasos firmes en la entrada del banco alguien se aclaro la garganta…

-        Nunca espere algo asi… dijo Ronan algo decepcionado..

-       No es lo que crees, dijo Zaid alterado el se levanto y yo quede con el rostro a la vista, las lagrimas negras debido al delineado me manchaban la cara,  Ronan se dirigió a mi con una mirada fulminante pero luego su expresión cambio.

-       Que ocurre aquí? Dijo el abalanceadose hacia mi mientras me abrazaba

-       Nada, cosas que pasan dijo Zaid.

-tenemos que decirle la verdad- la verdad de donde vengo, dije llorando-
Aun Ronan se encontraba sorprendido cuando de pronto un disparo ensordeció la habitación, corrimos los tres y encontramos varios encapuchados en acción rompiendo cosas los hombres de nuestro grupo estaban luchando, eramos varios los que luchában nosotros nos unimos a la pelea, estaba su padre luchando incluso también, de pronto las escaleras centraron la atención de todos por una serie de disparos
-Hola, Padre! Dijo una voz femenina, que lucia una traje abierto hasta la cadera de lentejuelas negras ceñido al cuerpo con los grandes pechos a la luz con cabello largo y color marron, era la que se parecía a una prostituta, ode las caras… bajaba contorneando su cuerpo…
- Anouchka …. Dijo el padre de Ronan con asombro..
-soy yo… la hija preferida.. la UNICA HEREDERA DE SU IMPERIO- grito luego de soltar una carcajada ensordecedora a su lado bajo un hombre todo alto y blanco con pelo negro peinado hacia atrás, lucia joven de unos 30 años mas o menos…


21 jun. 2015

Acción.

En la noche fuimos a un edificio en el centro de la ciudad, Zaid, el y yo íbamos a cometer un asalto a uno de los miembros de la asociación enemiga, aquella que casi no entendía, y a 3 pisos mas adelante debía estar yo, con una sensual escopeta especial para lastimar o matar al guardaespalda que estaría en la puerta, y de allí luego de esa señal silenciosa que seria a las 9:28 y 3 segundos seria el plan para que ellos dos entraran a interrogar a aquel hombre oficinista que su realidad era un cruel asesino.

Yo me dispuse en mi posición, vestida de negro como la noche y el cabello atado detrás de las orejas, miraba por el ojillo de la escopeta, me sente esperando visualizando, era un arma exquisita, tan solo tenerla en mis manos me emocionaba, me encantaba
9:27
9:28 1
9:28 2
9 :28 3
Un solo disparo sin error, espere el silencio mi intercominador sono, lo encendí
-buena chica, dijo el  con la voz como un susurro luego desconecto el intercomicador, decidi bajar hacia el otro edificio, tenia un arpon en las herramientas, decidi apuntarlo hacia el edificio, tendría que romper una ventana pero iria a echar una mano, a la mejor manera seria mi entrada, me dezlize hacia la ventana rápidamente rompiéndola, mientras me cubria la cara, al entrar pude ver que era una oficina al alzar bien la mirada mire una mujer encima de un hombre.
- lo siento, dije apenada, mientras salía de la oficina corriendo, Sali y entre en las dos del lado y estaba el cuerpo del guarda espalda tirado a un lado, suerte, balas de tranquilador al abrir la puerta mire a zaid y a Ronan peleando contra 5 hombres yo entre en la pelea golpeando al que quería golpear por la espalda a Zaid, el me guiño el ojo, a cabo de unos minutos ya habíamos dejados inconcientes a todos, menos a nuestro querido buscado, era un hombre alto y delgado de apareciencia aburrida y sin color, nadie se imaginaia que estaría en la mafia.
- que quieren? Dijo el escupiendo el diente que Ronan le había zacado
- sabes para que estamos aquí, dijo el mientras le golpeaba el estomago, el se incorporo.
- ellos esperan un gran evento, ya están entre nosotros, mira a tu alrededor? Crees que no saben que están aquí?  Crees que no lo sabían? Tu lo controlas todo, y ellos también, con una hermana tan tonta, las claves fueron dadas y tu ni cuenta te diste. Dijo el agregando una risa burlona y malvada a lo que Ronan termino moliéndolo a golpes nosotros lo agarramos y lo llevamos a la salida
- el no lo vale, solo es un peon, necesitamos a la gran rata, dijo Zaid.
- mañana es ese dia, eso es lo que quiere decir, dije mientras intentaba correr al mismo tiempo que ellos
- no lo había visto desde esa perspectiva, es lo mas razonable, tenemos que irnos preparados a esa fiesta. O si no, terminaremos siendo historia.




Quien diría que las perlas son las lagrimas de las doncellas, prohibidas las perlas, prohibido la ropa negra, prohibido olvidar no colocarle cartucho a mi pistola.

Deberías ponerte ropa decente para la fiesta. Dijo Ronan entrando sigilosamente,
Que haces aquí? Dije mientras lo miraba sorprendida, estaba en pijama y sentada a un lado de la cama.
-       Solo quería hacer algo, que dudo que quieras hacer, dijo el sonriendo, -si muero no quiero morir sin hacerlo, se que no era lo que había planeado, pero siento que este dia no lo olvidaremos, dijo el algo deprimido, me levante y  corri hacia el,
-       Es que yo no entiendo porque tu no quieres saber de mi, mi tiempo aquí se va acabando, y tu aun no quieres saber de mi vida, solo quieres vivir este momento, y me siento culpable, porque se, que yo te voy a decepcionar, soy alguien patético que vive la vida de la peor manera, nisiquiera debería estar en esta casa siendo tratada como una princesa, mientras los otros, los otros viven como ratas.. dije entre zollosos
-       Evelinne, se que te pasa, por eso no quiero saber de tu vida, mira tu cuerpo, es la prueba. Y mirame a mi, yo estoy manchado, se matar  desde antes de que aprendiera a andar en bici, nuestro mundo es retorcido, por eso nos complementamos, dijo el mientras se acercaba a mi con cada palabra y me tomaba entre sus brazos, me acariciaba la curva de mi cintura y la otra no me soltaba me planto un beso tierno que se convirtió en un beso con pasión, con una lengua curiosa de su parte que convirtió ese beso en el deseo completo, despojo mi cuerpo de mis pijamas y sin mirar la extraña combinación de ropa interior rosada no se fijo en ella solo se fijo en lo que había debajo de ella, me tiro a la cama y presa del deseo segui sus ordenes, su mano acariciándome todos los rincones de mi cuerpo y sus ojos sin  despegarse de los mios, eran miradas complices,  era aquella primera experiencia que no olvidaría jamás.
-       Lo siento, no te pude complacer. Dije apenada.
-       Era tu primera vez, lo entiendo… te amo, y si todo sale bien en la fiesta pediré tu mano en matrimonio, no me importa nada, ni lo que digan mis padres, si es preciso podemos irnos de este lugar y vivir en lo mas lejos del mundo y vivir sembrando y de la pesca, piénsalo tu y yo con muchos niños a nuestro alrededor, comiendo de tu sopa de practica de tiro dijo el riéndose.
-       Nunca había pensado un futuro con alguien, y jamás había imaginado tener una familia, creo que de ese lugar del pasado de donde vengo, ese mundo es algo que no se compara a este, pero es mas cruel que lo que tu te imaginas, y tan solo esa idea de tener un hijo contigo me hace pensar que puedo hacer de alguien, lo que siempre quise ser. Dije triste mientras me acurrucaba en su pecho, el me tomo de la mano y la beso
-       Entonces, este es un pacto, terminare este mundo criminal y sere tu esposo el jardinero feliz, con la esposa mas bella de todas dijo el sonriéndome.
-       Si es que tengo ese futuro, dije algo triste.
-       No me importa asi desaparezcas tu seguiras siendo mi futuro. Dijo el soniendome mientras me besaba.
-       Te amo, le dije mientras le besaba los labios.
-       Yo también mi princesa, mientras sonreía.


30 may. 2015

aun la historia.

Faltaban  unos 2 días para la fiesta, los días que tenia llevaba con Ronan de relación era diferente a pesar de todo su malhumor y sus contestas que siempre daba llenas de tiranía, de esos días no volví a tener pesadillas dormía siempre bien e incluso mi cuerpo había cambiado estaba ganando masa muscular  e incluso mis pechos habían crecido, yo me dedicaba a entrenar a los jóvenes en combate, a veces luchaba como entrenamiento con Ronan, el era imparable, rápido con los puños y en reflejos incluso casi más que Leigh, era todo un guerrero nórdico y yo era su princesa.

-       Demonios, no te cansas dijo el cansado mientras se tiraba al piso.
-       Tu tampoco… pero yo te voy a vencer, te lo prometo dije mientras secaba mi sudor.
-       Como siempre el jefe le gano por 4 puntos, dijo Carlos mientras nos daba a cada uno un vaso de agua.
-       Así como ella,  quiero que tengan los reflejos, dijo respirando acelerado Ronan, - si entrenan con fuerza lo lograran dijo motivando a los muchachos que estaban sentados observando.
-       Hola parejita.. dijo zaid mientras entraba con un libro en la mano.

-       Hola amigo, conseguiste lo que te encargue? Dijo Ronan poniéndose serio, le mire sus dos arrugitas en la frente, era algo que le preocupaba
-       Si y a la vez no.. –pausa-  ella se desapareció con el, no sabemos ni siquiera en qué lugar esta, creo que están preparando un ataque, tenemos que estar listos. Dijo  serio mientras cerraba el libro, Ronan estaba sobándose las sienes, mientras fruncía el ceño yo lo tome de la mano dándole apoyo el me miro y me sonrió
-        Tenemos que estar preparados, nada vale estar acá sin hacer nada, tienes que avisarle a la tropa, todos vallan a los rincones del pueblo díganle a los otros que tenemos que prepararnos dijo el mientras se levantaba y sacaba su arma, todos tenemos que estar armados, no sabemos que nos depara, dijo el motivándonos  todos gritaron animados  levantándose de sus posiciones.
-       Ánimos chicos!!  dijo el mientras levantaba el puño  yo le dije te amo el lo miro vio mis movimientos de mis labios, y me guiño el ojo- todos vamos tienen el dia libre, mañana sudaremos todo el dia.- dijo el, los chicos corrieron a la salida quedando Zaid y Ronan conmigo.
-       Todos sabemos querida Evelinne, que te casaras con el señor presente, te tengo que felicitar.. dijo el pausando… nunca pensé que alguien llegara a descongelarlo.
-       Eres bastante indiscreto desgraciado, cállate. Dijo Ronan mientras le quitaba el libro que leia: física moderna… se deslizo el cabello hacia atrás, enserio? Tu lees esto dijo riéndose.
-       Busco explicaciones, dijo el undiendose entre hombros, tu sabes … el destino es extraño y no encuentro explicaciones religiosas, y lo que queda es la física cuántica, el ocultismo, algo fuera de lo normal, para que mi conclusión que fue tomada de lo absurdo, sea creible
-       Acaso has estado leyendo esas historias de los diarios? Dijo Ronan burlándose de el,
-       No, acaso si yo fuera del pasado, estarías conmigo? Dijo el mirándome indiscretamente yo lo fulmine con la mirada
-       Pero que dices? Alguien del pasado? Viajeros en el  tiempo? Ese café que tu tomas estaría adulterado, anda a jugar a otro lado.
-       Pero dime, no me dijiste nada… dijo mirándome a mi fijamente Ronan se fijo en la mirada y me tomo de la cintura.
-       Tenemos mucho que preparar asi que anda a jugar, dijo el lanzándole el cuaderno y pegándolo a la pared.
-       Discúlpame señor, dijo el riéndose mientras corria a buscarlo y se iba
-       Por fin privacidad, pero que absurdas las cosas que el dice, dijo Ronan riéndose,
-       Pero no lo has pensado? Puede que no sea tan absurdo,puede que sea comprensible desde un punto de vista dije mirándolo, el se burlo
-       Enserio? Eso no existe, un dia llega alguien asi del tiempo y termino muriéndome de la risa, que clase de loco se creería tanta fantasia? Tan infantil ese niño, vamos pero no le hagas caso… dijo el mientras me tomaba de la  cintura y me llevaba hacia el.
-       Lo se, es gracioso, dije mientras me acostaba en su pecho.


Al otro día nada era del otro mundo, yo entrenaba mas fuerte, disparábamos, corríamos. El dia se nos paso entre restos de balas usadas y cerveza fría, yo tenia siempre la costumbre de dispararle ha cualquier ser animal que ante mi camino se interpusiera, pájaros, ratones incluso casi le disparo a un perro que iba pasando, era esa costumbre de perro carroñero que me dejaba ante todos como una especie de exhibicionista, mis disparos precisos dejo sin patos a una manada que revoloteo dos veces por el lugar, y casi le deje el cuartel libre de roedores.

-eres increíble, creo que esos patos tendremos que dejarlos a la cocinera de la casa para que vea que hara con ellos
- no te preocupes, pasame un cuchillo, creo que les enseñare a todos como rebanar un pato fresco dije sonriendo,  dispuse a desplumarlo y a sacarle la bala del costado, el pescuezo lo corte al raz con mi cuchillo, ellos se quedaron asombrados ante tales cortadas limpias y a menos de media hora ya tenia todo preparado para tomar un caldo de pato, bueno sin roedores, a todos les dio asco cuando dispuse a tomar la rata por la cola y despulgarla por si a las moscas, incluso pude ver como a Ronan su cara se volvia verde de las nausias. La sopa hervida en fogata, con hortalizas recogidas en el monte, no sabia que se sembraba en ese lugar como hiervas del lugar común papas, y hiervas, otras las mando a buscar Ronan de su casa, y luego de dos patos asesinados se convirtieron en un festin para la hora del  almuerzo,
- te quieres casar conmigo? Dijo bromeando uno de los chicos luego de tomar un trago de la sopa que había hecho.
- sabe a dioses, dijo otro.
- en verdad, eres una caja de  sorpresas, esta sopa me a causado una erección, dijo bromeando Zaid al verlo sonrojado luego de tomar un trago, Ronan lo miro asombrado, no había probado la sopa, luego de probarlo no paro de tomarlas sin decir nada, yo me servi la mia y los mire a ellos comer, me sentía como en casa, podía sentir una que otra lagrima deslizarse en mi mejilla.

Gracias, no sabia que eras tan buena en las armas como en la cocina, no se donde tu no seas buena. Dijo Ronan mientras me daba palmaditas en la cabeza
-       Dijiste que besando soy terrible, asi que en eso y con los tacones por lo visto, dije riéndome. El se sonrio  y me beso frente a todos,
-       Ronan, hay gente. Dije mirándolo apenada.
-       Quien dice que nos miraron? Miralos están mas concentrados comiéndose los restos de tu sopa que viéndonos, además no lo haces mal, a mi me gusta… es como besar una linda gatita sin la lengua peludita dijo el riéndose de mi.yo me moleste un poco.
-       Quiero ver que traeras esta noche para mi, dijo el sonriéndome
-       Acaso voy a ser tu cocinera ahora? Dije riéndome.
Con esa mano, eres mi querida francotiradora preferida, y mi cocinera privada, dijo el griñandome el ojo, esta noche quiero ver que tan -       buena eres con esa mano, dijo el riéndose mientras se alejaba.

creando un vinculo

Todo era muy lindo lo que veía a mi alrededor, jamás había estado en un sitio asi, era algo mágico, las flores el olor a campo, jamás había olido ese olor, en este mundo conocía algunas cosas diferentes que jamás había visto una de esas diferencias era el, me hacia sentir comoda pero a la vez asustada por decirle mi pasado detuvo el carro en un camino de tierra,
-baja- dijo ordenando, eso era muy de el, todo darlo en ordenes, yo baje enseguida y mire todo
-espera dijo el , mientras venia hacia mi, algo mejor… siéntate dijo el mientras se acercaba yo me sente, me tomo de la pierna bajando hasta mis antepierna mirándome acariciándome
- que haces? Dije intentando quitar mi pierna de sus manos, el la tomo con fuerza
-algo, dijo el mientras desataba mis trenzas  y me quitaba la bota y la colocaba al lado y fue a la otra pierna haciendo lo mismo evite sonrojarme
-lampiña? Dijo el riéndose
-porque lo dices? Dije  evitando que la curiosidad se notara en mi rostro
- tu piel es suave, no como la de mi hermana, ella tenia el cuerpo lleno de pelo, enserio tenia mas vello que yo dijo el riéndose, no pude evitar reirme, me quito la otra bota y quede descalza
- te gustara esa sensación de libertad dijo el lo mire y el también estaba descalzo y me sonrio ambos corrimos agarrados de manos la sensación era hermosa de libertad, estaba feliz a su lado el me llevo hacia donde los arboles estaban mas tupidos
- mira son manzanas dijo el mientras me daba una a la boca le pegue un mordisco..
-sabe suave, dulce… jamás había probado una manzana dije apenada.
-enserio? Dijo el sorprendido y le negué.- yo te voy a mostrar mi mundo, dijo el sonriéndome mientras me llevaba mas adentro, corria yo lo seguía riendo, el aire fresco pegaba en mi rostro y  el se veía diferente tan alegre, no era la misma persona que había conocido en ese momento lleno de sangre, ni aquel que me ayudo a amenazar a aquel hombre, ni el que entro en mi vestidor,  de pronto el se dejo caer sobre el césped y yo me fui sobre el, ambos reimos a carcajadas, el me rodeo con sus brazos, yo lo mire fijamente
- yo tengo que decirte algo… dije mientras me colocaba de lado, el me miro..
- espera evelinne.. dijo el..
-como lo sabes? Zaid te lo dijo? Pregunte sorprendida
-en ningún momento, tu misma…. Pero dime… dijo el
-yo… no soy de este lugar, yo no pertenezco ahora a ningún lugar yo soy de un futuro pero ese futuro no se si existe pero yo lo voy a cambiar desde este pasado, -no podía  dejar de ver la cara de sonrpresa que tenia el, continue luego de la pausa- yo tengo un hermano, bueno en aquel momento que vine para aca tenia, tenia tu edad, yo soy parte de una alianza de resistencia, vengo de una dictadura donde incluso e visto gente comerse a otra, en las calles vi cosas horrendas, y mi primer asesinato por defensa propia fue a los 10, el quería intervenir y no lo deje- yo quiero derrocar ese gobierno, neccesito hacerlo, vengar a mis padres a toda mi familia, yo vine por un espejo, es una especie de portal que encontré en la basura y nunca me imagine que me llevaría a este sitio, no se si algún dia eso dejara de servir pero necesito evitar el asesinato de mi hermano y si no me quieres apoyar no lo hagas, no me importa si dejo de existir pero necesito que el viva, porque sin el mi otro yo no va a vivir y toda la alianza se destruirá. Dije luego de soltar aire el me miraba con la boca abierta, no sabia que hacer de pronto sus dos manos me tomaron del rostro, y me miro, se acerco y empezó a besarme, no como lo había hecho Zaid, si no de otra forma diferente,tanto estrés y el me beso, fue algo mágico su lengua se adentro en mi boca y la mia en la de el, fue algo extraño,húmedo nunca pensé que un beso seria de esa forma, el se coloco encima de mi..tomo mis manos y se separo.
- no me importa de donde vengas Evelinne, o natasha, o como te llames, a mi me gustas tu, me encantas… mirate me tienes vuelto loco, no me importa si mataste a tu suegra a tu vecino, no me importa, si dejas de existir dejame entonces vivir todo lo que siento por ti hasta que desaparezcas, se que esto no volverá a repetirse, nadie me había hecho sentir asi, yo soy alguien que no le importa nada, pero tu me importas y por ti dejaría todo lo que tengo y mataria a quien sea que tu pidas, solo dime y yo mataria incluso al sol por estar a tu lado, dijo el luego me beso de nuevo con tanta pasión, que me enloquecía mi primer beso correspondía este, aquel beso casi como el de un perro rabioso, pero este era algo que electrizaba cada rincón de mi cuerpo, sus caricias eran como dos iones distintos, que se magnetizaban eramos como adan y eva en el paraíso.
- esto es amar? Le pregunte
- amar o no, tu me haces sentir como un loco, tu has hecho despertar algo en mi que te digo la verdad, yo no soy de  esta forma, no me haces pensar con claridad, no se nisiquiera que decirte, quizás tu eres mi menester diario ,me  vuelves loco.. quisiera que dijeras mil y un veces que eres mi mujer, te quiero poseer quiero que seas mia y de nadie mas yo no soy asi, me has vuelto un enfermo dependiente de tu medicina dijo el riéndose todo sonrojado.
-yo nose… dije sonrojada, tu me haces sentir extraña  no como tu me dices si no simplemente extraña en mi extraña forma de quererte fría e inexpresiva en algunos  momentos, pero tus besos te digo, me derriten y no se es algo me gusta, es como el sabor de la manzana es suave, crujiente me parece lindo, dije tapándome el rostro.
- quiero verte sonrojada, el me dijo mientras me quitaba las manos de encima de mi cara – te amo, dijo el mientras me besaba el cuello , poco a poco sus besos fueron bajando con mi vestido dejando a la vista la peor combinación de ropa interior un top deportivo y unas chistosas pantaletas de ranitas el no pudo dejar de soltar una carcajada.
- de que te ries? Pregunte algo enojada.
- tu ropa interior, son las ranitas mas simpaticas que e visto dijo el aguantando la risa, eres hermosa.dijo el acariciando algunas cicatrices que se veian en mi cuerpo,- herida de bala?- pregunto el mientras acariciaba una cicatriz que tenia al costado
- si, mi primera herida de combate por asi decirlo, yo no soy como las demás chicas, con pinchazos de agujas  o alguna estupidez, a mi me han herido muchas veces en mi cuerpo y en el corazón,por eso soy asi.. dije algo triste
- a mi me gustas con esas heridas, fría o caliente, yo prometo no herirte tu corazón solo si tu prometes no dejarme. Dijo el acarciando mi cuerpo.
- yo no tengo a donde ir, a donde crees que huiría? Y de que huir si dejara a la única persona que me quiere y la que me hace sentir asi dije sonrojada mirándolo a los ojos, el me beso con pasión con esa pasión que quemaba al propio infierno, su camisa fue despojada dejando sus musculos marcados y también como yo no era perfecto, estaba herido no eramos una pareja común, no eramos modelos,eramos dos solitarios asesinos unidos por un motivo, una luchadora y un mafioso ambos no nos escapábamos de ser los verdugos de muchas personas.

- no quisiera hacerte mi mujer en estas condiciones… dijo el deteniéndose ya cuando no tenia pantalón y estaba yo encima de el. Yo lo mire dada la posición en la cual me encontraba.
- tienes razón, deberíamos esperar. Dije mientras me colocaba a un lado algo acalorada esperando refrescarme.
- yo quiero que sea algo que no olvides, nada de hacerlo en el césped con las hormigas fastidiándonos o algo tan rápido, yo quiero ser contigo alguien especial, porque te amo .. dijo el mientras me acariciaba mi mejilla yo lo tome de las manos
- no merezco esto, dije apenada de cierta forma deprimida
- si lo mereces, sabes? Mas bien no conmigo, yo soy una persona con las manos manchadas de sangre y tu eres; eres una flor hermosa que debe ser tratada con guantes de seda y esa son unas de mis razones … dijo el apenado.
- yo no soy ninguna flor lo sabes muy bien, somos iguales e visto la crueldad con mis propios ojos, e matado para sentirme bien, no soy lo que tu dirias alguien bueno, eres entonces si eres lo que dices, tu eres mi complemento dije mientras juntaba mis manos con las de el.
- te amo evelinne, me quiero casar contigo. Digo el tomando mi mano
- seria lindo, jamás pensé que me casaria.. dije alegre mientras lo abrazaba feliz.
- en la fiesta formalizaremos todo, y cuando tengas que partir, yo ire contigo, no te dejare en ese momento para que asi regreses a mi lado. Dijo el mientras  me besaba con cuidado

- me haces alguien feliz la verdad, te amo.. dije con los ojos llenos de lagrima de felicidad…

28 mar. 2015

continuacion

Ella había amanecido de nuevo en mi cama, era la madrugada y ella dormía encima de mi, no podía evitar esa tentación de abrazarla, de hacerla mia, me hacia sudar frio, imaginar todo lo que había pasado tan solo esa tarde me ponía nervioso, sentir su pequeño cuerpo su pecho, su mirada tentadora que mostraba tanta pasión encerrada, pero ya ese primer beso había sido arrebatado en su propia cara, por su mejor amigo, zaid estaba cavando su propia tumba, decidi rodearla con los brazos, seguía sin despertar, demonios tenia un sueño demasiado pesado, me decía en mi mente, deslize mis manos por dentro de su camisa subiendo, subiendo…
-       Demonios Ronan, controlate… no soy un niño para hacer tales cosas con ella indefensa… me revolvía poco a poco cada demonio que despertaba en mi interior, había estado incluso con mujeres mejores y nada pasaba, nada del otro mundo solo cosquillas y ya, pero con esa niña todo mi cuerpo se agitaba, mis pensamientos eran inclusos mas sucios que los que alguna vez llege a pensar, era un morbo entre amor y deseo, la amaba y la deseaba era una combinación letal para mi….
-       Evelinne, mi nombre es evelinne,  balbuceaba ella…. Entiéndelo… de pronto se monto encima de mi –ella estaba en un sueño, estaba moviéndose como si nadara.. dios mio! Esta niña estaba loca, me decía en mi mente ya no me quedaba cabello que arrancarme de las ganas que aguantaba y mas ella frotándose contra mi cuerpo, era evelinne? Cierto ese era su nombre, ya se me había olvidado incluso, me deslize de debajo de ella y le deje un muñeco de almohadas para que lo fastidiara y me encerre en el baño corriendo.
Me mire al espejo y podía ver un espanto todo sudado de los nervios y palido  y debajo de mi pantalón una erección que no se podía ocultar.
-       Demonios evelinne, me la has puesto demasiado dura, esa pequeña demonio con trastorno de sueño, en un momento esta gritando y en otro momento esta nadando en un mar, pero como me encanta… la adoro esa niña, me siento un enfermo jamás en mis años tenia que caer a estos momentos de desesperación, - me dije a mi mismo mientras frotaba mi miembro con mis manos intentando aliviar aquella presión que en ella sentía.

A la mañana siguiente, termine durmiendo en el piso, luego de pasar toda la madrugada masturbándome sin parar en el baño como no lo había hecho en ningún momento nisquiera de mi adolescencia con frio y con una vecina un tanto escandalosa, me di una ducha fría y me coloque una de mis mejores camisas con unos buenos zapatos y pantalones, Sali de la habitación dejándola a ella en su cama, la sirvienta me vio y se hizo la que no había visto nada, ella tenia un concepto de mi intachable, pero si se hubiera enterado lo que había pasado esa noche en mi baño quedaría mi imagen tachada, la deje en su cama, ella se veía tan inocente delicada sus piernas palidas y con cicatrices me parecían hermosas, su forma en abrazaba su almohada era la cosa mas linda, ella era lo mas lindo que jamás había visto. Sali de la habitación justo para el despacho de papa.

-       Estas madrugando, dijo el mientras dejaba a un lado el periódico.
-       La verdad si, quería ver como la pasaste en la fiesta anoche? Dije mientras me sentaba frente a el
-       Lo típico, se embriagaron pelearon… lo normal ¿Qué puedes esperar de la mafia reunida en el mismo lugar? Dijo el riéndose, yo me rei, luego el se puso serio – la bastarda … ella esta aun con el, me dijeron, ella vive la vida de prostituta de gala según ella, esta con el y me quieren robar los clientes, aunque ella nunca fue una buena negociadora y solo se los folla y a la final nunca quedan en nada y tienen que buscar la forma de matarlos, él eligio una mala negociadora, pensando que tendría nuestra sangre dijo el riéndose
-       Pero papá, recuerda… ella aun.. a lo que el interviene
-       Pero Anouchka, ella demonios, si tuviera su edad me casara con ella, ella si es mi hija … sabe hacerle la vida pedazos a los que desea, y eso que es débil, la engordamos un poco mas y esos huesitos demostraran el propio poder que si ella quisiera me mataba a mi sin yo darme cuenta, tiene potencial.. dijo el alegremente
-        Pero padre, ella no es tu hija … ella es evelinne, una niña huérfana, ella esta atormentada de todo eso, ella nisiquiera quiere vivir como vive, y tu la quieres como una pieza de ajedrez, dije enojado.- ella ahora la protejo yo, y te lo digo padre tu la mandas a matar a alguien y lo hare yo por ella, no quiero ver sus manos llenas de sangre… dije  desafiándolo sin quitarle la mirada de encima a mi padre el solo sonrio.
-       En tan poco tiempo Ronan el despiadado de la ciudad termino ilusionado de una pequeña niña? Nunca pensé que veria este momento. Dijo el riéndose estruendosamente
-        No es lo que crees padre, no lo quiero de esa forma, solo quiero que la estadia que ella tiene en este momento.. yo bueno… se me enredo la lengua en ese momento. Mi padre aun seguía muerto de la risa, Sali de la habitación enojado. Desde el otro lado del pasillo aun escuchaba su risa,rumbo hacia la escalera la mire ella estaba del otro lado del pasillo vestida completamente de blanco un vestido delicado color blanco con el pelo suelto y una cinta como bandana.. todo era perfecto… solo con unas botas militares convinandolas con el vestido, algo que me dio bastante risa.. ella se me acerco algo timida.
-       Tengo algo que decirte… dijo ella mientras jugaba con el ruedo de su vestido
-       Te ves bien, dije sonriéndose.
-       Gracias creo, pero en verdad tengo que decirte algo de mi vida.. dijo algo nerviosa ella,  mientras miraba a su alrededor, era algo importante su rostro lucia preocupado.
-vamos primero a desayunar y luego me lo dices si? Porfavor dije mientras bajaba, ella estaba atrás llamándome y luego me siguió al comedor ambos nos sentamos en los extremos, luego llego mi madre seguida de mi padre y ambos se sentaron en sus respectivos puestos empezamos a comer cada uno la mire y comia como un cerdito se servia de todo, huevos, tocino, pan, frutas, era increíble la cantidad de comía que ella comía, después termino de comer y me miro sonrojada, yo me sonríe, al terminar del desayuno nos encontramos en la entrada.
-tengo que decirte algo… dijo ella a lo que yo la interrumpí.
- me lo dirás en un sitio especial que quiero llevarte dije mientras la tomaba del antebrazo y la llevaba a mi carro

- pero espera… dijo ella la monte en el carro y nos fuimos hacia aquel lugar que tanto me gustaba salimos de la ciudad por el camino del la costa este, ella estaba maravillada del paisaje y yo mirándola, el sol iluminaba su rostro la lleve hasta donde los arboles empezaron a tupirse mas dejando ver una campiña.

7 mar. 2015

la fiesta

-¿que habia pasado? pregunto Zaid riéndose de forma picara al ver a ronan todo mojado.
- esa chica, me va a sobrepasar, ella... demonios... dijo el mientras se aflojaba los botones. y se intentaba sentar
- cuidado que me mojas los muebles, ella te produce algo? dijo el con curiosidad. 
- ni lo imaginas, es demasiado para mi, tenerla en mis brazos de esa forma, la hubieras visto, pero pensandolo bien mejor no... tu no puedes verla ni yo, ella es demasiado para nosotros, ella es otro nivel ella. solo ella .. demonios, dijo ronan mientras pasaba sus manos el cabello, mejor prestame uno de tus trajes, necesito quitarme esto o me enfermare, dijo el mientras se desabrochaba toda la camisa, 
- anda, cuidado con lo que tocas dijo Zaid riendose malvadamente, con su comentario con doble sentido, era así ambos sentían curiosidad por aquella chica que se duchaba arriba, delicada y a la vez fuerte, nadie esperaba algo de ella pero ellos si... 

------
- termine, dije caminando torpemente mientras bajaba de las escaleras, abajo esperaba ronan con un traje blanco y pantalón negro  y un lazo y Zaid con un traje todo negro a la medida, y yo bajaba torpemente con unos zapatos sin tacón usando un vestido color dorado con la espalda descubierta y pegado a mi cuerpo con unas pequeñas cintas de tiros que se unían en mi espalda en forma de un laso, al mojarse mi pelo lo había secado con el secador de manos del baño un poco y atado en forma de un bollo de lado y mi cuello era adornado por el collar que me había regalado ronan, me sentía apenada recordando aquel incidente del baño, primera vez que me sonrojaba tanto con un hombre que viera mi cuerpo desnudo aunque eran pocos los que lo habían visto, no eran como hombres si no como mis padres los de la alianza 
- luces impecable a pesar de no tener estilo, dijo zaid de forma sarcástica y mire de reojo a Ronan estaba algo sonrojado. 
- gracias creo, es difícil vestirse así me siento ridículo en verdad , dije apenada mientras me sacaba el vestido del trasero ellos no pudieron evitar no soltar una risita
- no tienes maquillaje dijo zaid? mientras se me acercaba mas 
- maquillaje? dije extrañada..
- brillo, blush, delineador.. esas cosas triviales, dijo el encogiéndose de hombros. 
- no, nada.. dije extrañada.. 
- bueno, dijo el.. de la nada me pego a su cuerpo y sin lograr responder me abrazo y me beso salvajemente aunque eso no se si decir que era un beso, era algo salvaje mordia mis labios salvajemente pero sin romperlos, en eso lo jalo molesto ronan.
- lo siento, dijo el riendose mientras limpiaba sus labios - mirala, ahora tiene los labios rojos y las mejillas rojas, yo estaba asombrada ..
- mi primer.... dije mientras acariciaba mis labios y lo miraba enojada.
- enserio? dijo el riendose... te criaste con las rocas acaso? dijo el riendose.
- dejala en paz dijo Ronan sacudiendolo, enojado- te voy a partir la cara no me importa si eres mi amigo.
- dejalo, no vale la pena, dije tomandolo de la camisa...el me miro enojado y lo solto.- jamas ... repito.. JAMAS le pongas un dedo encima.. dijo el enojado.- estas bien? me pregunto, yo asenti con la cabeza.. - vamonos, dijo el mientras me tomaba del brazo y saliamos nos montamos en su carro, 
- y las cosas? dije con curiosidad.
- mando a alguien a que las busque, vamonos dijo el arrancando el carro rapidamente siguio derecho hacia unas calles, yo lo mire mientras recogia algunos mechones que se me habian salido, el me miro
- lo siento, eso debia ser algo especial para ti... no de esa forma mi pequeña..Anouchka... dijo el. yo sonrie - calma, son cosas que pasan eso seria como un perro que me mordio nada de beso dije sonriendole el me tomo de la mano y sin darme cuenta habiamos llegado a una gran casa blanca y llena de gente el le dejo el carro a el valet y me tomo de la mano yo lo tenia rodeado del brazo me sentia algo extrañada en ese lugar demasiada gente para mi, mire a mi alrededor y todos tenian cara de mafiosos incluso aquellas grandes mujeres todas pintadas y con pelo alborotado, cada una con una copa de licor en su mano y una que otra con un cigarrillo, el olor a humo era parte de la ambientacion, al fondo estaba mi padre falso y mi madre falsa ambos corrieron a abrazarme
- mirate, te ves hermosa... dijo el padre falso mientras tomaba mis manos, casi como tu mamà, dijo riendose.
- ese dorado te queda hermoso, pero ven dejame pintarte algo dijo ella mientras sacaba de su bolso un labial rojo y me lo aplicaba en la boca rapidamente - perfecta. sonrio - mirala, me diras que anouchka no es la mas bella de la fiesta? dijo ella mientras me giraba y con poca gracia yo hacia la vuelta.
- por supuesto, vallan tienen que socializar, dijo el hombre- anouchka atacas a aquel hombre de corbata roja dijo señalando a un hombre , quiero que el deje los negocios con la gritarvia, si algo pasa lo matas. dijo el señalando con fuerza
- cariño, no digas esas cosas... y menos aca con tanta gente. ella no puede hacer esas cosas, mirala es pura... dijo mi madre falsa, se notaba que no me conocia. 
- yo puedo, dije sonriendole, Ronan me tomo del brazo..
- yo voy por ella, no la quiero ver envuelta en estas disputas.... es mejor que se aleje, dijo El mientras encendia un cigarrillo. 
- Quiero que sea la chica, y sera la chica. dijo el molesto.
- calma Ronan, no seria el primero que yo mataria dije mientras me alejaba determinada, poco a poco me acercaba a el,paso un mesonero frente a mi y tome una de las copas poco a poco me iba a cercando mas cuando..
- lo siento señor, dije mientras estaba en los brazos de aquel hombre cuarenton de barba rojiza y ojos azules.
- tranquila niña,a las nenes de tu edad tambien se les sube el licor, dijo el riendose mientras los demas se rian con el
- disculpeme que moje su traje dije apenada..
- yo puedo, calma dijo el mientras se iba al baño, al entrar tenia que buscar la forma que nadiee se diera cuenta... 
- que haces aca? este es el baño de hombres muchachita. dijo el hombre amable mente mientras se secaba el saco. 
- tu sabes quien me mando, dije caminando a su alrededor.... dejaras los negocios con la gritarvia o si no... dije mientras estaba ya detras de el amenazandolo con un cuchillo que habia tomado del bufet
- asi que el mando a una pequeña niña? dijo el safandose de mis brazos.
- pequeña si.... pero limpiese dije mientras le señalaba el rostro el se paso la mano por el rostro y se la miro.. 
- pequeña demonio.. dijo el mientras se limpiaba del traje.
- digame o quiere morir ? dejara el negocio o hara negocios en el infierno con satan? dije mientras jugaba con el cuchillo en el aire.
- ninguna de las dos mocosa ya vas a ver dijo el sacando rapidamente un arma de su bolsillo
- poco calibre para un hombre, dije corriendo rapidamente  a el, el disparo y logre esquivarlo por mucha ventaja dandole una patada al brazo dejando caer el arma y volviendola a accionar logre atajarla mas rapido que el hombre 
- solo quedan dos disparos, o lo ahorras o tu decides el corazon o la cabeza? dije mientras estaba en el piso aun apuntandolo y cargando el arma. en eso la puerta se abrio enseguida. 
-tu rata de alcantarilla dijo ronan del otro lado mientras cargaba el arma
- estoy bien, dije desde el piso, solo lo amenazo, dije sonriendole me levante,- digame o lo ahorras o corazon? dije apuntandolo.
- toma pequeña zorra , dijo el mientras lanzaba unos papeles de sus bolsillos 
- ese es el documento que iba a firmar hoy con la Gritarvia, mas te vale que me dejes con vida o si no te las hare pagar pequeña zorra, dijo el atemorizado..
- largo de aqui dijo Ronan de forma amenazante aun con la pistola apuntandolo el hombre corrio a la puerta y yo le dispare a los pies.
- recuerda, si es mentira ese disparo no sera al piso si no a tu cabeza dije mientras el me miraba horrorizado y se iba corriendo, yo no evite soltar una risita tome el documento y lo ojie, estaba en lo correcto, era una accion con algo que ver un barco y un tal Rodrigo  Gritarvia, 
- toma, dije mientras se lo entregaba a Ronan- hacemos un buen equipo, aunque todo lo hice yo.. agrege riendome el se me acerco.
- no quiero que tus manos se manchen de sangre, dijo el mientras me quitaba la pistola de las manos.
- llegaste tarde, ya eso paso hace muchos años... aun recordaba mi primera muerte tendria apenas unos 10 años, habia pasado de unas palizas infernales a un enfrentamiento con la policia donde tenia que huir, lejos de mi hermano siendo perseguida para capaz y ser asesinada o violada o vendida a los carniceros, logre con un pedazo de hierro atravesarle la cabeza y con la misma pistola que el me habia rozado darle el punto de gracia.- yo no soy pura entiendelo... dije avergonzada al recordar aquellas cosas,
- para mi tu lo eres, por mas que me digas no, tu ahora eres mia, y tengo que protegerte dijo el mientras se acercaba a mi y arreglaba mi tiro que se habia caido. 
- yo no soy de este lugar, existen dos mundos y ya yo no pertenezco a ninguno... dije algo triste recordando todo lo que habia pasado mientras miraba al piso el alzo mi mirada tomandome de la quijada.. 
- dos mundos, dos personas, tu y yo, pero ahora existimos en este lugar; en este instante y para siempre dijo mientras me abrazaba con fuerza yo me deje caer entre sus brazos me sentia tan comoda en ese lugar
- lo hicieron... dijo una voz familiar ambos nos separamos y era el Zaid, desde el otro lado de la puerta mirándonos fijamente, nos separamos inmediatamente y el sonrio.
- su padre los espera… con felicitaciones dijo el mientras después se iba  del baño, ambos nos miramos sonrojados y salimos uno seguido del otro…

Ya en el salón el estaba sentado junto a la señora en una mesa ambos estaban con una copa…
-         Lo acabo de ver salir del baño corriendo, bien hecho niños, son un buen equipo mi querida Anouchka, lo hiciste estupendo, Ronan le entrego enseguida el documento y el lo leyó rapidemante… pueden divertirse niños, pero cuidado guarden para la fiesta de bienvenida de mi querida niña dijo el alegremente mientras se guardaba el documento.
-         Vamos a bailar querida, dijo Zaid tomandome del brazo rápidamente hacia la pista, sin que me dejara completar que no sabia ni siquiera bailar,- ¿eres una estatua? Dijo el riéndose al ver que estaba rigida
-         Dejame ir, no se bailar la verdad. Dije mientras me soltaba de sus manos
-          Enserio  tu mundo es bastante entretenido, sabes tomar un arma y asesinar un pobre e indefenso ganso a varios kilómetros de distancia y hacerle ver el infierno al mismo satan del sadismo pero no sabes bailar? Que chistoso… dijo el riéndose.
-          No te burles de mi, que no soy tu bufon, dije enojada, el me tomo del hombro y llevo mi mano a su cintura y con la otra la tomo, me miro a los ojos era un jazz suave lo que sonaba, -sigueme, dijo el mientras llevaba los pasos a mi me era algo torpe llevarlo rigida como toda una piedra
-         Sabes negociar, no había visto una chica tan sangrinaria como tu, ni siquiera Ronan a tu edad era de esa forma, dijo el dándome una vuelta, eso me gusta… agrego el riéndose
-         La vida golpea a las personas de diferentes formas, dije mirando a Ronan que no nos quitaba la vista de encima,
-         Es verdad, agrego el – eres algo difícil de mantener con ritmo, lo pierdes rápido, necesitas mucha practica, si bailas asi en tu fiesta de presentación seras la comidilla del pueblo, en esta no importa, todos somos gansters o uno que otro político, esta es la reunión de los cabeza, cada uno esta reunido y tu; como ves esta es tu presentación en el mundo criminal, dijo el dándome otra vuelta donde casi perdia el equilibrio en esa Ronan me sostenía
-         Ahora es mi turno, si mi disculpa mi fiel amigo dijo el mientras tomaba mi brazo y me llevaba a otro extremo algo rápido.
-         ¿Qué ocurre? Dije preocupada por la forma que el me tomaba del brazo.
-         No quiero verte bailar con el, me parece descortes, mas bien, no te quiero ver tan provocativa para el, como decirlo.. dijo el enojado y todo rojo de los celos.
-         Que quieres decir? Provocativa? Si tu mismo compraste este vestido.
-         El es un hombre y te mira de cierta forma… no quiero que el te mire de esa forma. Agrego enojado
-         Yo no te entiendo lo que quieres decir, yo hablo con quien quiero.. dije enojada haciendo puchero.
-         Es por mi tu bien, dijo el mientras se despeinaba el pelo- prométeme que no te quedaras tanto tiempo sola con el? Dijo el preocupado.
-         Lo prometo creo.. dije a la ligera.
-         Creo que ya es hora de ir a casa, la fiesta se pondrá mas violenta en un rato. Dijo el mientras miraba a su alrededor
-         Y tu padre? Dije preocupada.
-         Ellos se cuidan, la que debe cuidarse eres tu, todos tienen los ojos fichados en ti, y por eso tienes que andar con piso firme con estas minas dijo el hacia mi oído, vamos me tomo de la mano y me despedi con la que tenia a lo lejos de Zaid que solo me sonrió.

Nos montamos en el carro y nos fuimos del lugar rápidamente, llegamos a la casa y estaba sola yo me fui a mi habitación provisional y mire que en la cama estaban las bolsas de ropa ropa interior que había comprado y me asome al armario y estaban mis vestidos y ningún rastro de los que antes estaban en el, me decidi poner uno de los que había comprado para dormir, un conjunto pijama de color negro era una camiseta grande con varios círculos de colores pintados y un pequeño pantalón de algodón casi a la ras de mi ropa interior me solte el cabello y me aliste  para ir a dormir, pensando en todo lo que había pasado busque el espejo y allí estaba… pedí ver mi otro yo, y estaba en ese mundo como si nada fuera a pasar descansando intente atravesarlo mi mano solo era la que se iba podía sacarla y meterla era un hueco en el espacio, aun faltaba tiempo para que ocurriera ese suceso y allí debía estar yo para impedirlo.