21 jun. 2015

Acción.

En la noche fuimos a un edificio en el centro de la ciudad, Zaid, el y yo íbamos a cometer un asalto a uno de los miembros de la asociación enemiga, aquella que casi no entendía, y a 3 pisos mas adelante debía estar yo, con una sensual escopeta especial para lastimar o matar al guardaespalda que estaría en la puerta, y de allí luego de esa señal silenciosa que seria a las 9:28 y 3 segundos seria el plan para que ellos dos entraran a interrogar a aquel hombre oficinista que su realidad era un cruel asesino.

Yo me dispuse en mi posición, vestida de negro como la noche y el cabello atado detrás de las orejas, miraba por el ojillo de la escopeta, me sente esperando visualizando, era un arma exquisita, tan solo tenerla en mis manos me emocionaba, me encantaba
9:27
9:28 1
9:28 2
9 :28 3
Un solo disparo sin error, espere el silencio mi intercominador sono, lo encendí
-buena chica, dijo el  con la voz como un susurro luego desconecto el intercomicador, decidi bajar hacia el otro edificio, tenia un arpon en las herramientas, decidi apuntarlo hacia el edificio, tendría que romper una ventana pero iria a echar una mano, a la mejor manera seria mi entrada, me dezlize hacia la ventana rápidamente rompiéndola, mientras me cubria la cara, al entrar pude ver que era una oficina al alzar bien la mirada mire una mujer encima de un hombre.
- lo siento, dije apenada, mientras salía de la oficina corriendo, Sali y entre en las dos del lado y estaba el cuerpo del guarda espalda tirado a un lado, suerte, balas de tranquilador al abrir la puerta mire a zaid y a Ronan peleando contra 5 hombres yo entre en la pelea golpeando al que quería golpear por la espalda a Zaid, el me guiño el ojo, a cabo de unos minutos ya habíamos dejados inconcientes a todos, menos a nuestro querido buscado, era un hombre alto y delgado de apareciencia aburrida y sin color, nadie se imaginaia que estaría en la mafia.
- que quieren? Dijo el escupiendo el diente que Ronan le había zacado
- sabes para que estamos aquí, dijo el mientras le golpeaba el estomago, el se incorporo.
- ellos esperan un gran evento, ya están entre nosotros, mira a tu alrededor? Crees que no saben que están aquí?  Crees que no lo sabían? Tu lo controlas todo, y ellos también, con una hermana tan tonta, las claves fueron dadas y tu ni cuenta te diste. Dijo el agregando una risa burlona y malvada a lo que Ronan termino moliéndolo a golpes nosotros lo agarramos y lo llevamos a la salida
- el no lo vale, solo es un peon, necesitamos a la gran rata, dijo Zaid.
- mañana es ese dia, eso es lo que quiere decir, dije mientras intentaba correr al mismo tiempo que ellos
- no lo había visto desde esa perspectiva, es lo mas razonable, tenemos que irnos preparados a esa fiesta. O si no, terminaremos siendo historia.




Quien diría que las perlas son las lagrimas de las doncellas, prohibidas las perlas, prohibido la ropa negra, prohibido olvidar no colocarle cartucho a mi pistola.

Deberías ponerte ropa decente para la fiesta. Dijo Ronan entrando sigilosamente,
Que haces aquí? Dije mientras lo miraba sorprendida, estaba en pijama y sentada a un lado de la cama.
-       Solo quería hacer algo, que dudo que quieras hacer, dijo el sonriendo, -si muero no quiero morir sin hacerlo, se que no era lo que había planeado, pero siento que este dia no lo olvidaremos, dijo el algo deprimido, me levante y  corri hacia el,
-       Es que yo no entiendo porque tu no quieres saber de mi, mi tiempo aquí se va acabando, y tu aun no quieres saber de mi vida, solo quieres vivir este momento, y me siento culpable, porque se, que yo te voy a decepcionar, soy alguien patético que vive la vida de la peor manera, nisiquiera debería estar en esta casa siendo tratada como una princesa, mientras los otros, los otros viven como ratas.. dije entre zollosos
-       Evelinne, se que te pasa, por eso no quiero saber de tu vida, mira tu cuerpo, es la prueba. Y mirame a mi, yo estoy manchado, se matar  desde antes de que aprendiera a andar en bici, nuestro mundo es retorcido, por eso nos complementamos, dijo el mientras se acercaba a mi con cada palabra y me tomaba entre sus brazos, me acariciaba la curva de mi cintura y la otra no me soltaba me planto un beso tierno que se convirtió en un beso con pasión, con una lengua curiosa de su parte que convirtió ese beso en el deseo completo, despojo mi cuerpo de mis pijamas y sin mirar la extraña combinación de ropa interior rosada no se fijo en ella solo se fijo en lo que había debajo de ella, me tiro a la cama y presa del deseo segui sus ordenes, su mano acariciándome todos los rincones de mi cuerpo y sus ojos sin  despegarse de los mios, eran miradas complices,  era aquella primera experiencia que no olvidaría jamás.
-       Lo siento, no te pude complacer. Dije apenada.
-       Era tu primera vez, lo entiendo… te amo, y si todo sale bien en la fiesta pediré tu mano en matrimonio, no me importa nada, ni lo que digan mis padres, si es preciso podemos irnos de este lugar y vivir en lo mas lejos del mundo y vivir sembrando y de la pesca, piénsalo tu y yo con muchos niños a nuestro alrededor, comiendo de tu sopa de practica de tiro dijo el riéndose.
-       Nunca había pensado un futuro con alguien, y jamás había imaginado tener una familia, creo que de ese lugar del pasado de donde vengo, ese mundo es algo que no se compara a este, pero es mas cruel que lo que tu te imaginas, y tan solo esa idea de tener un hijo contigo me hace pensar que puedo hacer de alguien, lo que siempre quise ser. Dije triste mientras me acurrucaba en su pecho, el me tomo de la mano y la beso
-       Entonces, este es un pacto, terminare este mundo criminal y sere tu esposo el jardinero feliz, con la esposa mas bella de todas dijo el sonriéndome.
-       Si es que tengo ese futuro, dije algo triste.
-       No me importa asi desaparezcas tu seguiras siendo mi futuro. Dijo el soniendome mientras me besaba.
-       Te amo, le dije mientras le besaba los labios.
-       Yo también mi princesa, mientras sonreía.


No hay comentarios: