10 oct. 2016

el final



- adiós, gracias por no mirarme con repulsión dijo el sonriéndome tan amable, sus manos se fueron separando de mi rostro y  poco a poco se fue mostrando su rostro como era , las vendas viejas,  la piel negra, su cabello fue perdiendo brillo poco a poco frente a mí , mientras la tormenta arrasaba con mi alrededor, me cubrí los ojos para protegerme fueron los 10 minutos más largos de mi vida sentía como mi cuerpo era golpeado por ráfagas de viento y arena, gritaba su nombre llamándolo Khaldun, pero no podía, no podía ni siquiera abrir la boca, me cubría todo mi rostro para evitar que entrara arena, sentí un golpe fuerte en mi cabeza que me hizo perder el conocimiento.

 
 al despertar cuando la tormenta se había calmado estaba en el desierto, a las afuera de la ciudad, podía ver las casas a los lejos, estaba cubierta de arena y me sacudí, busque mi bolso y aun llevaba el vestido blanco de aquella tienda busque a mi alrededor estaba rodeada de escarabajos que se escabulleron en la arena, había uno que no se iba, me dio miedo, pero recordé las palabras de Khal, solo era un simple bicho, al acercarme más a él, me di cuenta que no era ningún insecto,  era un hermoso escarabajo de piedras brillantes color verde... al tocarlo sentí que era de Khaldun.. Miré el cielo buscando respuestas, Anubis... jamás pensaba que existiera nos dioses sonreí mientras me llevaba el escarabajo a mi pecho, y decidía ir a caminar hacia la ciudad.

 
5 meses después.

quien imaginaria que después de todo lo que había pasado era otra y había decidido quedarme, me quede En Egipto en un mercadito del Oeste, cerca de lo que fue entonces mi hogar en mi vida pasada hacia unos años o mejor dicho siglos, seguía viviendo en mi bote como una nómada,  pero este se quedó encallado en un lago cercano, mi cabello creció y se oscureció como la noche, lo tenía tan largo que parecía que en menos de un año lo tendría hasta las rodillas o más, siempre que despertaba cada día me sentía con la esperanza de volver a ver a Khaldun no era una simple esperanza o añoranza de un tal vez, me lo decía el futuro, mis visiones,  pero  no sabía cuándo seria ese momento si era en la próxima vida o en esta o en 10 vidas más adelante.

pero este viaje me ayudo a muchas cosas, aprendí a vivir con mi don y a tenerlo a mi favor, era la adivina más famosa de todo Egipto, y mis historias falsas o verdaderas eran creídas por todos, ya no era la misma loca en México recetada para evitar alucinaciones, acá era la Adivina Amunet, mi pequeña tienda era una especie de carpa llena de telas de colores, yo usaba siempre vestidos largos con corte Egipto como las antiguas doncellas

 

primero pensar que era una chica que solo usaba pantalón de mezclilla y camisas, a pasar a ser alguien que usaba vestidos hermosos y delicados, y a medida que paso el tiempo, me encontré con que  estaba acostumbrada a ello, era como si las había usado toda mi vida, inclusive se me olvidaba usar la ropa interior muchas veces, me sentía cada vez como fui en mi vida pasada poco a poco sentía como mis memorias volvían a ser más nítidas, a veces venían los niños a mi tienda a escuchar las historias de como una princesa libero a su príncipe de su condena, ellos siempre preguntaban si acaso eran mentiras y que jamás lo habían leído eso en ningún cuento


- de esa forma comienzan las leyendas, yo lo cuento, luego ustedes a sus amigos y así. Dije a una niña pequeña de cabello negro

 

- ¿porque tú eres diferente a nosotros? a veces hablas un idioma extraño y no dijiste que eras de otro país? dijo la niña

 
- la verdad si, eres rara Amunet, eres extraña demasiado... ¿en verdad tu conocías este idioma? dijo la otra niña

 

- bueno, es la facilidad se puede decir, ustedes saben que yo soy extraña dije sonriendo ellas se rieron también. Vi una silueta de alguien frente a la puerta.

 
- Amunet? pregunto el hombre.

- tu, eres... dije asombrada.
- ¿esas son tus hijas? pregunto el hombre... lo siento por haber llegado tarde, dijo el chico sonriendo apenado y triste.

- no, solo han pasado 5 meses desde la última vez que te vi... además, Khaldun sabía que vendrías, te estuve esperando parece como si hubiera pasado una eternidad- dije entre lágrimas, lo mire detallándolo, mire sus ojos diferentes su cabello largo y negro, vestía un jean y una camisa blanca.

- te estuve buscando desde que desperté, te busque en México, en muchos lugares, pero jamás me imagine, demonios... No sabía que te encontraría aquí mismo. Dijo el corriendo hacia mi abrazándome podía escuchar las risitas de las niñas, - creo que deberían ir con sus madres mis niñas, dije sonriendo apenada ellas se rieron y salieron de la tienda corriendo.

- te amo. Prométeme que nunca me dejaras dije sonriendo entre lágrimas, su piel era cálida nada que ver con la última vez que lo vi, su cabello largo y negro me encantaba, su alma era el no era un fantasma ni una visión, esta vez él era real.

- nunca mi princesa... quiero conocer el mundo dije riendo
- ¿me permites mostrármelo a mi lado? dije sonriendo. Él sonrió. - ¿tendremos bebes como los que salieron? dijo riendo


- todos los que quieran... pero creo que no entraran todos en mi barco dije sonriendo

- buscaremos uno más grande me beso el lentamente.

FIN

No hay comentarios: