5 nov. 2016

CAPITULO 1


era un día normal en la secundaria estaba en mi penúltimo año del colegio, pero este año lo cursaba en una escuela nueva  era  sin duda alguna hermosa, pero si cuento toda la historia, de mi punto de vista, les tengo que decir  que era en verdad  todo muy  extraño, las costumbres, el ambiente e inclusive la gente, yo venía de una escuela pública donde mis notas me permitieron optar por una beca en una de las mejores instituciones que incluso había salido seleccionada por la misma prueba de admisión del colegio en uno de los primeros puestos, pero donde me mandaron era una escuela demasiado costosa por así decirlo, este lugar era una  Secundaria Técnica De Ciencias Aplicadas de Voskresensken donde yo, Alyssa una chica físicamente normal pero según las pruebas psicotécnicas e intelectuales era bastante inteligente para entrar aquí, pero la verdad yo me sentía una inútil rodeada de gente prometedora, chicos que tenían un tutor de alemán desde que aprendieron a decir mama, tenían tutores de piano, violín y yo apenas si podía cantar la escala musical; tenía que desenvolverse sola para sobrevivir . Prácticamente fui mandada al otro lado del país en un internado que estaba situado en una montaña a 5 horas de la ciudad.

¿la razón de todo esto? porque era un colegio  con especializaciones en bases de botánica, geología, física, investigaciones en demás ramas científicas, el sitio prácticamente por fuera parecía una especie de castillo abandonado o sanatorio mental para algunas personas , pero al entrar en sus instalaciones era hermoso  la primera vez que lo vi me sentía como si perteneciera a la corte del Rey Arturo o era la mucama de alguna noble, los salones parecían salidos de la universidad  Yale o Oxford con toda la tecnología necesaria para aprender, tecnología de la nasa inclusive.

Contando parte de mi llegada, había llegado a este lugar hacia 3 meses atrás e inmediatamente me pude dar cuenta que todo estaba dividido y en cada grupo estudiantil incluido los profesores existían divisiones extrañas pero el clima era demasiado tenso entre ellos era como una especie de mucho dinero o poco dinero en comparación al primero que hacía que estas distinciones existieran; básicamente era un vecindario o colegio público  cualquiera.
 Sobre los profesores no había mucho que relatar nada que se pueda referirse a un aburrido profesor solo lo más sobresaliente era que  el director este era otro friki más, solo podía verlo en fotos nadie sabía quién era, en las fotos parecía un hombre normal con cabello marrón peinado de lado como si fuera J. Kennedy más bien había cierto parecido en ese Kennedy salvo a que poseía una barba y no fue el presidente de Estados Unidos, en  las únicas 4 fotografías siempre se encontraba  al lado de sus dos hijos un Botánico reconocido este era un joven de unos 30 años con el pelo rapado y con lentes y el otro un científico Nuclear él tenía el cabello marrón largo hasta los hombros y se veían los dos con mirada profunda y fría tan serios y con tanto odio que se impregnaba en la fotografía, que lo podías sentir  de solo mirarlo fijamente.


Yo lo sentía porque viví parte de mi vida tomando fotografías y admirándolas, pero continuando con la historia; él señor director que se llamaba Svyatoslav Smirnov, el en cuestión en sus días jóvenes era un galardonado científico de esos locos que hacían pruebas a los humanos durante la guerra según decían muchos rumores de pasillos, pero no todo se quedaba así, en este lugar tenía algo de extraño. en este instituto rondaba un misterio que no se podía explicar que daba terror quedarse sola por los pasillos, sentías las miradas de los cuadros, los pasos entre las paredes. Tantas cosas extrañas que todo eso que volvería a alguien normal en alguien paranoico, pero tanta cosas extrañas que sucedían que prácticamente ayudaban a la situación extrañamente venía a ser común para ti   luego de un tiempo, creo que no enloquecí  mas  en mis primeros días gracias que estar sola era lo que más me ayudaba a no caer en delirios paranoicos, mi habitación era un poco especial era mi rincón personal mi cueva para poder salvarme, en las reglas de estudiantes tenías que compartir la habitación con otra chica, pero  en mi caso al ser una becaria compartía habitación casi con el departamento de limpieza, la verdad mi habitación era una especie de nicho( bueno no era así), era una simple habitación bastante pequeña pero con el espacio suficiente para dos camas bastante cercanas y paredes color de un alegre color gris  y una ventana con vista al bosque, al menos estaba en el 4to piso porque me daría miedo que fuera en el primer piso me daba temor que un mapache entrara a mi habitación  y me desfigurara mi cara.
esta hermosa habitación en  escala de grises la decidí decorar para cambiarle el visto y hacerla sentir más cálida, como toda adolescente con una gran imaginación e ideas de internet donde  había cubierto mi lado con unas cuantas fotografías que había tomado a la naturaleza, parte de mis recuerdos en mi otra escuela, si no se notaba era fanática de la fotografía, siempre salía con mi cámara todo el tiempo, era una extensión de mi cuerpo, y no la podía dejar a un lado y además de la cámara salía  con un tubo de laboratorio para tomar muestras tenía un pequeño kit de muestras , ya que  mi lado de científica loca se salía en muchas ocasiones y me encantaba ver por el microscopio cualquier muestra estúpida micro célula que se me pasara por el medio.

y ¿Quién era yo?  como anterior dije mi presentación es ¿Qué tal? soy Alyssa  Scott como Alicia pero con más estilo ese nombre surge de que mis padres decidieron leer el de Alicia en el país de las maravillas y quedaron encantados un nombre tan original como actual, vivo prácticamente sola, porque mis padres y mi hermano de 15 años, murieron en un accidente de tráfico en unas vacaciones de hace un largo muy largo tiempo, ellos habían salido de viaje para ir al Aeropuerto para ir a Hawái, no toleraban otro verano congelado en Moscú y como hija nula  me habían olvidado en la casa y por lo visto también  se habían olvidado que tenían una hija  porque tampoco me compraron un pasaje o me avisaron que se irían de vacaciones solo desperté  un día me hice mi comida  y me quede jugando en la consola solo tenía 8 años, y al otro día vi en los noticieros la fatal noticia, y bueno no sé si es el karma o el destino que me salve de morir. Pase a vivir con mi tía Terra; pero era ella el castigo peor que morir joven, era 10 años menor que mi mama y con un gusto a gastarse el dinero que no era de ella y conseguir novios basuras; por lo que prácticamente vivíamos en la ruina, pero a veces recaía de ese vicio y otras veces trabajaba fuerte, por lo que mandarme a ser interna este tiempo para ella era de maravilla porque se libraba de un gasto.
pero se le acabo la felicidad hasta que se dio cuenta que tenía que mandarme dinero para vivir, todo se le derrumbo por lo que muchas veces lo poco que comía era arroz y guisantes que era el plato más barato de todo el comedor más bien lo que en la cafetería me daban por caridad , que a duras penas era  lo que podía costear mi tarjeta, extrañaba comer bistec y toda esas cosas que me daba un lujo cada vez que a mi tía se le ocurría mandar dinero, aparte de ser la marginada por la mayoría de mis compañeros  por ser la más pobre vivía decentemente y era feliz estudiando era lo único que me llenaba , siendo una de las numero uno de muchas clases, menos de música e idiomas en especial el francés  que era la burla de la clase al pronunciar tan mal y no tener oído musical.

No hay comentarios: