26 nov. 2016

capitulo 2

  
Mientras tanto en el salón de clases: 
-¡chicos! comiencen a leer el informe de su investigación acerca de las tortugas marinas- dijo la profesora Sendaya mientras paseaba por enfrente de su escritorio mirando a cada uno, ella era una joven de largos cabellos rubios y rizados de cara redonda y ojos grandes, era bastante delgada y lucia bastante joven, porque en verdad era joven ella  había estudiado en este mismo internado y se especializo en fauna marina y regreso para dar clase, ella tenia no menos de 30 pero lucia de 15 se puede decir que ella  era muy amable puedo decirse que era una de las pocas personas que podía confiar en este lugar o mejor dicho la única en quien podía confiar y consideraba mi amiga 
-yo puedo empezar. Dije tímidamente levantando la mano mientras miraba a los demás que me miraban fijamente 
- por lo visto lo va a decir en su italiano bromeo un chico de pelo ondulado, tenía mi misma edad el se llamaba George  Pascuali, el era uno de los jugadores estrellas en Futboll, Tenis, cualquier deporte y tenia una habilidad para resolver problemas de física como ningún otro, él era futuro astronauta del país, salvo a que era un patán y sobretodo con el encantaba meterse conmigo. 
- yep gui le tortuguetinni le galaguni  o en francés - dijo el otro un moreno de largos rizos negros azabaches  que se sentaba al lado de George Pascuali donde todo el grupo empezó a reírse el cual me hizo sonrojar de la vergüenza  
- ¡silencio clase El que se vuelva a burlar de la señorita Scott tendrá 10 puntos menos en la próxima evaluación, ¿ESCUCHARON? Ella estaba furiosa, todos se quedaron en silencio. - empezara el señor Wilson ya que el es comediante de la clase - dijo mientras señalaba al chico moreno de largos rizos 
- ¿yo? Pero, profesora Sendaya noo; eso es muy difícil. Empezó a ver el techo-  lo dejé a la mitad no encontré la información suficiente, y tenía que practicar para el equipo de. Wilson empezó a quejándose mientras se tambaleaba en su pupitre ansioso- 
- bueno, como tu eres un buen chico. –ella sonrió sarcásticamente- te quedas después de clases a limpiar el laboratorio. Así que deja quieto el pupitre y termina tu maravilloso informe. Dijo ella sonriendo de forma malvada con ira reprimida - ¿quien es el siguiente?… ¿Señorito Pascuali? dijo ella sonriendo mirándolo  
- pero profesora Sendaya… ¿será que no puedo decirle que se ve muy hermosa el día de hoy?  Dijo el de forma galante. - deje los halagos y siga hablando del informe- dijo ella mientras se sentaba ella empezó a jugar con una regla de aluminio grande eso era su amenaza para dejar de verse dulce y adorable para amenazar a los chicos, el chico empezó a decir el dictado de su informe hasta llegar al final de la primera pagina. - horrible, ¿no sabes redactar? ¿Que te enseñaron tus padres? dijo ella con falsa gentileza. 
- ¡mi padre se meterá con usted, la demandara! dijo el enojado mientras cerraba el cuaderno todos se asombraron soltando el clásico uuhhh que todos hacen cuando ocurre un desafío. 
- inténtalo, y terminaras vetado de todo el país; no de todo el país, de todos los países  tendrás que estudiar en otro sitio como una escuela de payasos– tengo el poder suficiente para lograrlo, desafíame mocoso. - dijo ella sonriendo  el se quedo callado en su asiento  y luego pase yo y luego a los otros, por lo visto el mío fue el mejor seguido de el de Jhon un compañero que era el galán de la clase, en nuestras carteleras siempre nos turnábamos el primer lugar por milésimas y quien iba a saber que esa era la ultima tarea que realizaba  jhon en la semana. 
Todo ocurrió en la mañana siguiente, el  no apareció en toda la tarde , ni siquiera su compañero de clase sabia de el, según desde que salió a correr al bosque para trotar desapareció así como así , los chicos lo buscaron unos días, pero todo fue apagado porque después de 2 días  enviaron un comunicado, directo del director, según el informe del director Jhon se había ido  un intercambio a otra escuela, lo mas extraño fue sin la mayoría de su ropa y sus pertenencias de ultimo momento y se le había olvidado informar a sus amistades después su ropa desapareció, igual que su existencia en nuestro salón. 
 

No hay comentarios: