2 mar. 2015

la verdad


- Evelin, tengo 17 y yo... bueno tengo un hermano, digo tenía un hermano, dije algo triste. mientras intentaba hablar, saque la foto del bolsillo.- mira mi hermano y allí está la muñeca ves? tengo solo algunas cosas en mis bolsillos, que me aten a mi realidad, tú tienes razón no pertenezco a este lugar, yo soy... ni siquiera sé de donde soy, pero lo único que sé que mi lugar es algo horrible que contar, tenemos que comer cualquier cosa, las ratas acá abundan, allá son la carne, nunca logre tener una mascota, teníamos que comerlas para sobrevivir, incluso habían personas que comían a sus parientes, nadie tiene valores o ética, mi hermano no creas  que lo comí, agregó riéndome, el murió... miraste bien mi forma de disparar? yo soy una guerrillera, se usar cualquier arma que pase por mi mano igual que mi hermano, teníamos entrenamiento militar, si tengo debilidades en combate cuerpo a cuerpo dígase por la falta de nutrición que poseo pero si tuviera que lanzarte un cuchillo tus ojos terminarían extirpados. Dije sonriéndole, eso es todo, por alguna razón termine en este lugar, y Ronan me salvo en parte, él es un recuerdo de mi hermano y yo sé que no soy ni Anouchka o katherina solo soy Evelinne, una pequeña niña con deseos tal vez de jugar a la casita no?, o solo alguien que no debió existir para que su hermano no hubiera sufrido tanto cuidándome, dije algo triste, podía sentir como una que otra lagrima corría por mis mejillas.
- yo, nunca pensé que tu fueras todo eso, - dijo el tragando en seco mientras me limpiaba las lagrimas con un pañuelo,- eres chiquita, si delicada, huesuda tal vez, tu piel no es algo hermoso que digamos tus manos son pequeñas pero todas lastimadas, en tu cuerpo puedo ver lo mucho que sufriste, ni siquiera sé de donde es ese lugar del que vienes, en ningún lado de este mundo estamos de esa forma, si hay pobreza pero ninguno ha llegado a ese extremo, la pobreza acá fue destruida de nuestro vocabulario hace unos cuantos años, incluso antes del nacimiento del papa de Ronan, el viene de una rama de aristocracia, algo que ni yo me puedo comparar, en este mundo nos matamos pero los menos que sufren son los pobres, yo lo sé, cuando Ronan me acogió fue mi salvación en parte, cuando era pobre nunca llegue probar todo lo que dijiste solo comía a veces dos veces, demonios y yo quejándome en ese momento, pobre niña lo que habrás sufrido, dijo el acariciándome el cabello, de pronto se escuchaba el timbre 
- huelo a cigarro, es ronan dije sonriendo en parte, no me había alegrado nunca por ello capaz era que ya me había acostumbrado a su presencia tan fácilmente.
- evelinne entonces es nuestro secreto? dijo el sonriendo mientras me guiñaba el ojo, - puerta abre- dijo el de pronto la puerta se abrió y estaba ronan detrás de ella con un cigarro 
-están muy cerca dijo el mientras lanzaba el cigarro y entraba 
- acaso tienes celos de que toque a tu chiquita? dijo Zaid sonriendo.
- no quiero que tus manos la ensucien dijo el mientras iba hacia mí y me jalaba del brazo hacia el otro lado del mueble. Zaid soltó una risita yo lo mire. 
- lo siento por ser tan tosco contigo a veces, pero no sé cómo tratarte niña, mírate dijo jalándome hacia el yo me levante,
- que cosa? que miro... dije sin entender
- nada, toma dijo el sacando de su bolsillo una pequeña cajita, me lo coloco en las manos y yo lo abrí, cuando mire era una pequeña tortuga dorada. 
- es enserio? una tortuga? dijo zaid muriéndose de la risa, Ronan lo fulmino con la mirada.
- gra...cias, dije evitando sonrojarme, en la tomo en sus manos - vamos dijo el mientras la tomaba, yo me levante el cabello y el me rodeo para colocarlo.
- puedes bañarte incluso con ella, dijo el sonriéndome, cuando termino de cerrarlo, estábamos frente a frente mis ojos estaban mas abajo de su barbilla era bastante alto en comparacion conmigo era como una pared frente a mi, 
- eres como una hija para mi, dijo el sonriendome notando que incomodaba la posicion que ambos teniamos, frente a frente.
- soy mayor, creo que te dije que tengo 18 años, no tengo 12 como crees, dije intentando pararme de puntillas para verme alta, el sonrio ante el hecho, era extraño , el era un ser extraño, 
- tenemos que ir a una fiesta, ponte algun vestido dijo el mientras miraba la hora.
- no quiero ir a una fiesta, dije algo seria.
- vas a ir! porque yo quiero! dijo el de forma autoritaria mientras me desafiaba con la mirada yo tome las bolsas refunfuñando,
- sube las escaleras la primera puerta a la izquierda, tomate tu tiempo dijo Zaid sonriendo, yo subi las escaleras y entre al cuarto, era un baño empotrado en cerámicas negras y bastante iluminado, me quite la ropa para darme una ducha rápida  entre a la ducha y no sabia como manejarla 
- como mierdas uso esto? dije mientras intentaba prenderla de pronto apreté un botón soltando un chorro de agua caliente quemándome, 
- MIERDAA!!  grite llorando buscando la forma de apagarla quitándome del chorro  ¿como mierdas apago esto!! gritaba intentando salir,- de pronto la puerta se abrio y entro conmigo mientras cerraba la llave dándole a un botón sentí unos brazos que me abrazaban, no evite soltar unos sollozos 
-- soy una inutil dije sollozando, mientras me abrazaba a ese cuerpo.
- cálmate niña, dijo la voz ... era ronan levante  mi mirada.
- lo siento, por ser una carga lo siento, dije llorando, había llegado a mi punto de quiebre el me abrazo y me coloco un paño algo  mojado  .
- calma , tu no eres una carga para mi, dijo el mientras me abrazaba y me rodeaba con el paño.
- todo lo estoy haciendo mal, incluso bañarme, solo intente apretar un boton y lo que hice fue quemarme toda dije llorando, mientras hacia puchero, el no evito soltar una risita, vamos levántate dijo el mientras nos levantábamos y no me soltaba y me enseño en cual botón era mira.. dijo el mientras me mostraba un boton azul 
- una vez, y luego este de la esquina, - de pronto empezo a salir agua tibia no caliente ni fría, el me miro sonriendo, estábamos bajo el agua de una regadera 
- creo que debería irme, dijo el entrando en cuenta la situación que nos unía, luego de darme cuenta estaba desnuda frente a el, mi cabello se había humedecido y caía encima de mis hombros y algunos mechones caían en mi rostro, mi cuerpo enclenque estaba unido al de el mientras mis manos no soltaban su camisa, el estaba todo húmedo igual que yo su traje se había mojado todo, y yo desnuda sin pudor frente a el 
- lo siento dije apartándolo mientras me tapaba con la toalla para que el no viera mi cuerpo, el se dio cuenta y salio corriendo rápidamente, lo siento dijo el apenado. 

No hay comentarios: