18 sept. 2016

la tienda de khaldun


Todas las historias empiezan de la misma forma así que esta será igual, era vez una tienda o bazar llamada Anubis donde una turista llegó por casualidad de la vida ella venía de América, este viaje significaba para ella encontrarse consigo misma, eran esos viajes donde te desaparecías durante un año, igual estaba sola y no había a quien decir era el viaje soñado, viajar por todo el mar mediterráneo pasando por lugares característicos, hasta llegar a egipto, ella se llamaba Vanessa con su larga cabellera dorada y ojos color trigo , con su piel rosada por sus largos bronceados encima de su barco herencia que le había dejado su padre, una pequeña casa bote en donde había pasado parte de su adolescencia pescando y navegando con su padre, donde ella dispuso su año para visitar y navegar por el mundo creando memorias para tratar de olvidar que hacía dos años su padre había muerto,conociendo lugares nuevos, diferentes pasando por el Orinoco, el río Amazonas, el Mississippi incluido el Nilo, sin tener temor alguno de bandidos o de piratas ya ella no le temía a lo que podía pasar ella no sentía temor por esas cosas, lo único que le daba pánico era los insectos ya que era algo que no podía disparar, tenía dos armas y con eso ella pensaba sentirse protegida mientras pudiera disparar.

Ella era una chica se puede decir que algo especial su estilo era tener el cabello largo descuidado usar short rasgados y camisetas frescas, era sencilla de corazón puro, en Egipto ella curioseo cada rincón que había, perdiéndose algunas veces entre laberintos de calles y mercadillos buscando cosas nuevas, cosas que le hacían sentirse con un sentimiento encontrado que no podía describir , ese dia ella terminó parando en un pequeño mercadillo de pulgas turisteando, se había dado cuenta que la semana que le bastó podía entender el idioma local y desenvolverse como ninguna otra luego que incluso a veces era confundida por algunos turistas por una guia, pasar su día deleitándose probando datiles, licores, manjares escuchando música folklórica, en esos paseos se pudo fijar en una tiendilla con letras extrañas que ella si entendía lo que decía Anubis en color dorado , una fachada destruida y aparentemente no vendía nada pero al entrar el olor a mandarina y canela inundaba el local, las paredes tapizadas con cortinas moradas y fucsia con grandes espejos y bastantes estantes de ropa no había nadie comprando solo al fondo el mostrador y el dependiente y a su lado una estatua dorada, y para su sorpresa o ironía era Anubis, media 1,90 o 2 metros por su cabeza, su torso desnudo y una lanza en su mano, la joven se sintió sorprendida y completamente fascinada, y detrás del mostrador había una especie de silueta no definida, un joven con cabello largo y negro rostro pintado de rojo y lentes un suéter verde y unos guantes, lo que más le sorprendió estaban casi en 38 grados ella usaba camiseta de tirantes y pantalones cortos y lo que más deseaba era quedarse en ropa interior, y se extraño joven usando esa ropa sin ni siquiera mostrar un rastro de calor, era que el lugar era fresco pero no tanto para usar tales ropas, en el momento que ella decidió poner un pie adentro del lugar la curiosidad la gano mas, camino por el lugar buscando algo que le llamara la atención sintiendo la penetrante mirada del vendedor.
luego entró otra turista, esa si era diferente a Vanessa, su pelo largo negro hasta las caderas liso y sin atarlo, con grandes pechos y piel tostada por el sol batiendo su sensualidad por el lugar llego a la caja y le dijo al joven muy discretamente.

No hay comentarios: