29 sept. 2016

la verdad



-Khaldun no me dejes, por favor... ¡No me dejes!, yo no te engañado-  dijo la joven cayendo desplomada en el piso llorando que parecía que yo veía lo que ella hacía, el joven me miro con su ojo verde y su ojo miel.
- tengo que hacerlo, me engañaste, y punto-  me entere por mi propio hermano que al volver de la guerra tú te casaste con él, ¿se te olvido esa promesa que hicimos a orillas del Nilo? Éramos solo nosotros dos, -  tú fuiste la única la primera mujer, y yo aparentemente fui tu primer hombre, Pero me engañaste, dudo hasta que fui ese primer hombre que tanto decías-. Dijo el joven empujándola contra el piso, él tenía su torso desnudo de un color delicado color tostado, su cabello negro largo hasta los pectorales usando joyas doradas y una pechera dorada y azul sus ojos eran los mismos que aquel hombre, la mutación genética estaba presente en esos ojos por algún motivo eran como del joven actual. sentí unas ganas enormes de llorar, sentía como si mi corazón se había partido por la mitad.
- khal... dije susurrando volviendo a ver todo a mi alrededor, estaba en la tienda de vuelta, tenía tiempo que no volvía a tener ese poder dentro de mí, eran casi  3 años desde el accidente después que perdí a mi padre cuando yo intente quitarme la vida,  en ese momento fue donde no podía ver esas visiones que me atormentaban durante toda mi infancia y mi adolescencia , pero extrañamente volvieron, ellas   volvían cada vez más nítidas e intensas desde hace unos meses incluso antes de pisar Egipto los sueños recurrentes volvieron a ser más nítidos y mientras más me adentraba a la cultura de  Egipto más  me sentía extraña y más en este lugar al lado de este hombre que dentro de mi dejaba una espina de duda..

 - ¿cómo sabes mi nombre?? Sonrió el como un gato sus ojos brillaban casi como ese animal, daba miedo, me daba miedo pero a la vez no podía dejar de verlo
- ¿yo?. ¿No me lo dijiste? Dije sorprendida mirándolo fijamente. - puede ser, además es hora que recuerdes poco a poco el pasado y lo que hiciste... tu otra vida. Lo que hiciste. La culpa que hace que todo cambiara... -dijo con ira contenida, en el momento logro  tomarme  mas fuerte los brazos me sentí por un momento atemorizada en su mirada se veía el odio, el resentimiento, sentí el dolor punzante en sus ojos atravesándome, si las miradas hubieran matado ya estuviera muerta infinitas veces.

 - Pensar que hace más de 2000 años un pobre joven fue engañado por su amor de su vida, el tercero en la línea de sucesión a la corona de todo el imperio en ese entonces, ella la princesa Amunet fue la encargada de llevar a la desgracia al pobre imbécil - el que  creyó en ellos, pero no todo era su culpa, fue inculpado de un delito y por ironía todos se dieron cuenta del error luego que él estuvo ya muerto, todo fue planeado por su hermano mayor y esa mujer, no por el poder si no por quedarse con la princesa, pero ella lo sabía, lo sabía todo y participo en esa conspiración. dijo aumentando cada vez mas su ira.
- No, no fui yo. No sé de qué hablas... no sé de qué hablas de las vidas pasadas, me das miedo yo no he vivido 2000 años para que me hables de esa forma, seria imposible-  dije forzándome para zafarme de sus manos, las sentía extrañas no por la fuerza si no por la frialdad de ella que me daban miedo, el miedo a lo desconocido y a la vez una historia que me recordaba a mi niñez. A los sueños.

 - por su culpa él fue enterrado vivo, ¿sabes lo que es que los escarabajos te saquen los ojos?no... ¿que te coman vivo parte por parte?, ser roseado por gusanos hambrientos, bañado en excrementos para ayudar a la descomposición, los gusanos dentro de ti, la carne se te reseque encima, estar solo por semanas y no morir, todo por culpa de una mujer. Empezó a reír como loco, me daba miedo yo miraba a mi alrededor buscando la forma de zafarme.
- yo no sé, discúlpame señor Klah me está lastimando el brazo. El joven levanto a la chica de un solo tirón y la tiro en el sofá de espera.

 - poder sentir, poder vivir, poder respirar, ya eso es difícil, todo por ... cuando se me abalanza encima logre colocarle la distancia tomándolo de los hombros, Poco a poco se me nublo la mente... era la misma visión. era una especie de continuación luego de días o meses, no se de tiempos tan lejanos eran de la anterior, Este era otra pero todo era diferente, incluso los sentimientos que sentía, me sentía vacia como si un hueco en mi pecho tenia que me apretaba,  estaba con un chico de cabeza calva y ojos delineados lo conocía de mis sueños mejor dicho, pesadillas, vestía una túnica dorada y ambos estábamos en una cama grande iluminada por luces de velas y candelabros antiguos de fuego.
- ya veo que  mi querida Amunet, no quieres entregarte a mí, porque ya con mi hermanito tenías lo que se dice "pacto de amor" ja- pero  ya sabes que el creyó que lo engañaste, desde que me vio la otra noche entrar en tu cuarto, no veo porque te resiste. decía el riéndose con odio
- me resistiré todas las noches que sean posibles días o años, eres un ser malvado- dijo la chica mientras lo escupía la cara, él se limpió y le dio una cachetada sentí el dolor arder en mi mejilla
- tu serás mía hoy, ya no lo soporto nos casamos ante la ley hace dos semanas y no me has dejado que te tocara, ya él está muerto desde hace meses no veo porque le guardas respeto si para el fuiste tú quien lo denuncio como traidor.- Dijo el hombre enojado mientras le rompía el vestido a la joven, la tomaba de su cabello y la sacudía en la cama golpeándola contra la pared.

 - con que tú fuiste el que le hiciste creer eso, con razón la última noche él me dijo todo eso, no era porque lo creía que era verdad si no que había sido envenenado por un corazón negro y envidioso, veo que eres la basura que siempre pensé que eras, ¡eres una basura despreciable! eres... dijo la chica con desprecio, mientras el la interrumpia tapándole la boca.

- cálmate preciosa, dijo mientras se despojaba de la bata, el estaba ya decidido,  para estar con la muchacha la acariciaba cada caricia daba un dolor en el estomago, luego el saco su lengua, pasándola por su cuello por su cuerpo.

- podrás tener mi cuerpo las veces que quieras, pero jamás, JAMAS  tendrás mi corazón ni mi alma-dijo la chica con ira gritándole , sentía internamente el asco de ese momento la lengua húmeda,la chica se quito de su cabello una Horquilla, y  le clavo la horquilla dorada en el cuello al hombre.
- desgraciada dijo el mientras la golpeaba y ella reía de alivio , él le apretaba el cuello a la chica hasta dejarle sin aire y ella a su vez, cada vez le enterraba más la horquilla en el cuello. - por fin. Dijo ella sonriéndole con odio, poco a poco su vida se fue de sus manos hasta morir ya que ella se  termino en parte ayudando a asfixiarse, el se levanto desangrándose, había sido herido en una vena, el cual ayudadaba a perder mas rápido la sangre, se saco la Horquilla abriendo mas la herida, el no llego a ir a la entrada para morir en un charco de sangre. - ¿que fue eso? dijo el joven mirándome
- yo, ¿tú lo viste? pregunté asombrada- lo vi, Amunet ella, ella estaba aquí. Ella. Dijo el asombrado.

 - Veo que la jovencita tiene el poder de la clarividencia vaya, es una adivina, es obvio con los dones de los dioses, las almas inocentes al renacer son dotados para encontrar la solución de sus problemas de la vida pasada, pero en este caso fue espectacular pensar que mis amigos no hacían esto tan espectacular, pero yo me lucí contigo pequeña, pensé que solo había sido una pizca, pero en verdad fue un maravilloso don que te di- dijo una voz grave riéndose.

- la. La. ¿Estatua hablo?  dije preocupada... - esta moviéndose yo...
- no te vayas a desmayar, él no es una estatua. Es. Dijo khan agarrándome para que no tropezara intentando huir.
- soy el dios Anubis, y él es mi sirviente hasta que consiga aclarar su pasado que será libre para ti Soy el Rey supremo Dios de Dioses Anubis, dijo la estatua de forma arrogante. - la es.Ta..tea, es Arrogante. Está hablando yo. Dijo perdiendo el conocimiento mientras todo se me nublaba a mi alrededor.

 - despierta princesa- despierta, me decía el sacudiéndome de forma suave para entrar en conocimiento mientras me acariciaba con su mano.
- aléjate raro, tu y tu estatua. dije alejándome asustada
- La cosa más rara en este sitio eres tú, Amunet o Vanessa, tu llegaste acá por esa razón tú tienes que liberarme de esa maldición, lo que te dije era verdad estar enterrado vivo por día, semanas incluso meses, creo que fueron más fue Anubis que me salvo todo por el deseo de venganza que me mantuvo vivo, pero mírame, solo soy un pedazo de carne podrida yo,
 - tu. Tu... las visiones todo. Los sueños. Dije asustada, había soñado todo esto era.
- es verdad, son los recuerdos de tu vida pasada, yo soy parte de esos recuerdos. Dijo el tomando mi mano
- aléjate. Dije mientras corría hacia la pared, agarré un gancho y lo utiliza de arma. - por culpa de todo eso fui varias temporadas al psiquiatra decían que estaba loca fui medicada,hasta que aprendí que  no debía decir lo que ocurría en mis sueños, las visiones ver el pasado de la gente todo estaba en mi mente, pero yo.... dije con los nervios de punta.

-si sabemos que es verdad, es verdad lo que sueñas o tienes tus visiones, deja de ser tan pesimista y entiéndelo de una vez, nuestro destino trágico fue escrito, y por fin te encontré, me he mantenido buscándote... la magia es lo que me mantiene vivo en mi rostro, pero ...

- no tienes pulso, dije mirándolo el asintió, - ni pulso ni calor, soy simplemente un cadáver que espera ser liberado de este turbado sueño, solo tú puedes hacerlo...

- yo, ahora siento como si fuera verdad todo esto, lo entiendo todo encaja yo... no estaba loca, no lo estaba.. ¿en verdad existe la magia? los dioses... ¿existen?  

-Amunet... tu siempre estuviste despierta no cambiaste nada, solo naciste un milenio demás... pero mírame, ten piedad de mi y ayúdame, si no quieres... te puedes ir, lo siento por odiarte todo este tiempo
-Khaldun, yo. Entiendo  todo lo que sientes, odio por ser la culpable de todas tus desgracias, lo siento.te liberare... dije sonrojada, lo mire y le di un beso en los labios, se sentían fríos, era extraño. me aparte de el,- si miras mi cuerpo te dará temor, dijo el alejándose, yo le desabotone la ropa, le quite los guantes su cuerpo era el de una momia, lme sorprendi, lo único intacto aparentemente era su rostro, era la magia que lo conservo o el odio, yo bese delicadamente, - este es nuestra despedida, lo siento que murieras por mi culpa yo.... dije acariciándolo suavemente la piel reseca, lagrimas se vertían de mis ojos empapando la camisa de Khal...

- tranquila... dijo el sonriendo, gracias por liberarme. - lo abrazo lentamente y lo vuelvo a besar lentamente, - poco a poco me acuerdo de ese sentimiento, mis memorias de mi vida pasada pasaban por mis ojos cada vez que los cerraba, mi niñez, mi juventud, mi  primera vez a su lado, la primera vez que lo vi.. -Khaldun... te extrañare. La habitación se llenó de luz y la estatua de Anubis me guiño el ojo. - suerte niña, la tormenta de arena atravesó las ventanas, con fuerza, yo me agache en el piso siendo protegida por Khaldun, la brisa era fuerte, sentía su piel fría y su peso encima de mi, cerré los ojos fuertemente, deseando que acabara esa tormenta ..
 

No hay comentarios: